Muchas veces damos por hecho que el vino tinto es para la carne y el vino blanco para el pescado, ¡pero no tiene por qué ser así! En Círculo creemos que la respuesta para decidir si vino blanco o vino tinto es muy sencilla: el que más te guste. Contamos con una amplia bodega para que puedas elegir tu favorito y tengas una experiencia de diez. Hagamos un breve repaso a este debate sin fin:

Como ya sabéis, es muy importante tratar de elegir un vino que acompañe a nuestros platos para poder potenciar su sabor y obtener más placer cuando lo comemos. En otras palabras, el maridaje nos ayudará a disfrutar más de nuestra comida. Pero, por mucho que nos recomienden un vino para un determinado alimento, si no nos gusta ese vino, la experiencia no la vamos a disfrutar igual.

Tal vez os preguntéis por qué siempre se recomienda acompañar al pescado y al marisco con vino blanco. Pues bien, una de las claves para un buen maridaje es conseguir que el sabor de la bebida no eclipse el de la comida. Por eso con mariscos y pescados ligeros o con poca preparación se recomiendan vinos blancos que, en general, son más suaves. Pero esto no siempre es así, porque hay vinos blancos muy potentes que son ideales para acompañar platos de carne, así como hay vinos tintos muy suaves que pueden hacernos un maridaje estupendo a nuestras raciones de marisco.

Por otro lado, tal vez nos hayamos declinado por un pescado más elaborado, que viene con guarnición o que está en salsa. Aquí un vino tinto corpulento y con sabor puede ser nuestro gran aliado. De igual manera, si la carne es muy suave o tiene una elaboración sencilla como a la plancha, un vino blanco potenciará el carácter ligero de nuestra comida y podremos disfrutarla mucho.

Nosotros desde Círculo te recomendamos que te dejes llevar por tus gustos y no por eso que deberíamos pedir. Aquí hemos venido a disfrutar, ¡y a brindar con nuestros vinos favoritos!

Haz tu reserva haciendo click aquí. 

¡Buen provecho!