En Círculo puedes encontrar unas patatas fritas muy especiales porque… ¡las hacemos nosotros! Las patatas chips caseras de Círculo son el acompañante perfecto como guarnición para nuestros platos, pero también una ración exquisita para acompañar tu cerveza o servirla como aperitivo. Habrás probado muchas patatas chips, pero ninguna como las nuestras.

Las patatas fritas caseras son una de las delicias gastronómicas que más placer nos dan. Para hacer unas buenas patatas fritas caseras utilizamos una buena cantidad de aceite de oliva, que se calienta a fuego medio-alto. Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas muy muy finas. Las echamos en el aceite caliente y las dejamos freír durante unos minutos, hasta que estén doradas por fuera. Retiramos las patatas fritas del aceite con una espumadera y las servimos en un plato. Aquí es importante, como en todas las casas, retirar el exceso de aceita con un poco de papel de cocina.

Las patatas fritas caseras son un manjar que no puede faltar en nuestra mesa. Son sencillas de preparar, pero hay que tener buena mano, y con un poco de aceite de oliva y una buena materia prima, se pueden hacer unas patatas fritas deliciosas.

Podrás encontrar nuestras famosas chips en tu ración de croquetas (de jamón o de carabineros) o en los platos de carne como el lomo alto de vaca o las chuletitas de lechal. También puedes pedir una ración de patatas fritas, ¡una buena idea especialmente si hay niños en la mesa!

Las patatas fritas caseras son las reinas de las patatas. No hay nada como unas buenas patatas fritas caseras, crujientes por fuera y blanditas por dentro y siempre preparadas por nosotros mismos. ¿Las has probado ya?

Haz tu reserva haciendo click aquí. 

¡Buen provecho!