Cortar el jamón es todo una arte que potencia la experiencia de uno de los manjares más ricos que existen. La longitud y el grosor son los factores que hacen que el jamón se disfrute de una manera o de otra, y para ello en el post de hoy os vamos a dejar con algunos consejos sobre cómo cortar el jamón para que esté perfecto.

Para degustar un buen plato de jamón, lo primero es contar con buena materia prima. En Círculo apostamos tanto por jamón siempre de una calidad certificada y cuya procedencia esté avalada. Nosotros contamos con cortadores de jamón profesionales, que son una pieza clave para poder conseguir que el consumidor tenga una experiencia de 10.

Cortar el jamón de manera adecuada nos ayuda a explotar al máximo el producto, y es que tanto la forma como el grosor determinan no sólo la textura sino también el sabor del jamón. Para saber cuál es la longitud más adecuada, ten en cuenta que se recomienda una longitud de unos ocho centímetros como máximo para que las lonchas puedan comerse de un bocado dobladas o enteras. Pero sin lugar a dudas, el éxito del cortador de jamón reside en su capacidad para cortar las lonchas muy finas, lo suficientemente gruesas como para que el sabor sea consistente y lo suficientemente finas como para que sea agradable al masticar y tragar.

Recuerda también que es importante conservar el jamón de una manera adecuada, evitando la humedad y los espacios cerrados. A la hora de realizar el corte, es importante también tener las herramientas adecuadas: una serie de utensilios indispensables como un jamonero profesional que nos permita cortar con más seguridad, el cuchillo jamonero para lonchear y otro cuchillo de una hoja más ancha y más puntiagudo para limpiar.

Sin lugar a dudas el jamón es uno de nuestros productos insignia en España, y una de las tapas más populares allá donde vayamos. En Círculo podrás encontrarlo en nuestra carta del restaurante y en nuestro Take Away si te lo quieres llevar preparado y listo para disfrutar.

Haz click aquí y reserva una mesa con nosotros.

¡Buen provecho!