Nos encantan, los amamos como ración, como entrante, como plato principal… hasta los niños los comen sin rechistar, pero seguramente, si se los queramos recomendar a un amigo latinoamericano se quede perplejo con su nombre: chipirones. Una palabra que sólo utilizamos en España. De hecho, si se los queremos recomendar a un amigo anglosajón deberemos utilizar la traducción de calamar ya que no existe una traducción exacta de la palabra chipirón. ¿Sabías que los chipirones son puramente una tradición gastronómica española? ¡Dentro post!

Empezaremos por lo más básico: sí, tranquilos, todos sabemos que son calamares. El origen de este nombre tan peculiar se sitúa en el País Vasco, una región costera con una rica tradición gastronómica, donde se solía llamar txipirón a calamar de menor tamaño, dejando la palabra calamar para los de mayor tamaño. Con el tiempo, la palabra se ha adaptado a toda España con el nombre de chipirón y hoy en día es impensable que haya un buen restaurante de playa o chiringuito sin chipirones en su carta, ¡faltaría más!

Los chipirones se consumen durante todo el año en diferentes recetas, como los chipirones en su tinta, que es todo un clásico o como los chipirones encebollados, menos conocida pero que es un plato principal delicioso. En Círculo puedes encontrarlos en dos recetas diferentes:

  • Chipirones a la andaluza: como si estuvieras en el mismísimo sur, en Círculo puedes disfrutar de esta receta de chipirones enharinados y fritos. Con un chorrito de limón puedes darle el toque final a tu plato.
  • Chipirones a la plancha: tanto si estás pensando en la operación bikini tras los excesos de las navidades, como si quieres una comida ligera, este plato es tu gran aliado. Toda una opción para comer bien sin renunciar a comer con sabor. Además, es uno de los preferidos de los más peques.

Esperamos que este post os haya gustado, que hayáis aprendido una curiosidad nueva y no os perdáis el resto de nuestras entradas. ¡Qué ganas tenemos de veros por Círculo!

Haz tu reserva haciendo click aquí. 

¡Buen provecho!